Cómo proteger ​su propiedad de malos arrendatarios

0
4

En medio de un alza sostenida en el número de arriendos de propiedades en Santiago durante el último año, varias son las preocupaciones de los propietarios a la hora de “entregar” su inmueble a terceros.

Ante esto, el Círculo de Corredores de Propiedades recomendó a quienes sufren problemas con sus inquilinos que se comuniquen “con el arrendatario de inmediato para ver si el incumplimiento es un hecho puntual y subsanable rápidamente o, por el contrario, se debe a la intención consciente de no cumplir lo pactado”.

“En este último caso, primero trate acordar una salida inmediata del inmueble, junto a un cronograma de pagos. Si esto no se logra, entonces debe iniciar acciones legales inmediatamente, sin dejar pasar tiempo, ya que este es un proceso largo, que priva al propietario de la disposición de su propiedad y, por ende, de percibir esa renta”, advirtió.

Para iniciar acciones legales, agregó la agrupación, se “debe acudir interponer una demanda de arrendamiento y solicitar que la fuerza pública le ayude a recuperar la propiedad. No es necesario dejar constancia en Carabineros. Inicie el proceso legal de inmediato”.

Cláusulas más importantes de un contrato de arriendo

– Las responsabilidad del arrendatario de conservar el inmueble en buen estado.

– La obligación de pagar oportunamente las cuentas y gastos comunes.

– Establecer claramente el uso que tendrá el inmueble (si se arrendó para uso residencial, no puede ser usado para comercio).

– Establecer la imposibilidad de sub arrendar el inmueble sin autorización expresa del propietario.

– Fijar la prohibición de realizar modificaciones relevantes sin la autorización expresa del propietario, entre los principales puntos.

Responsabilidades de arrendatarios

– Pagar la renta pactada de manera oportuna, ciñéndose estrictamente a lo establecido en el contrato.

– Conservar el inmueble arrendado en buen estado.

– Pagar oportunamente las cuentas de servicio y gastos comunes (si corresponde).

– Respetar los plazo de arrendamiento pactados, tanto respecto de la vigencia del contrato, como al momento de devolver el inmueble.

– Destinar el inmueble para lo cual fue arrendado. Ejemplo: si se arrendó para uso residencial, no puede ser usado para comercio.

– No subarrendar el inmueble sin autorización expresa del propietario.

– No hacer modificaciones relevantes al inmueble sin la autorización expresa del propietario.

Fuente