El cambio climático está poniendo verde a la Antártica #CooperativaEsHistoria

0
4

Hace cuatro años un equipo de investigadores británicos constató que durante el último medio siglo el calentamiento global había provocado un cambio ecológico sin precedentes en el musgo y los microbios del extremo sur de la Península Antártica.

Ahora el mismo equipo de investigación confirmó que esos sorprendentes cambios no son algo aislado, sino que se están produciendo en todo el continente helado.


La revista Current Biology publicó este jueves los resultados de un estudio que “da una idea mucho más clara de la escala en la que están ocurriendo estos cambios”, explicó a la agencia EFE el autor principal, Matthew Amesbury, quien trabaja en la Universidad de Exeter,

“En el trabajo anterior, sólo identificamos esa respuesta ecológica en el extremo sur de la Antártica, pero ahora sabemos que los bancos de musgo están respondiendo al cambio climático en toda la Península“, añadió Amesbury.

La Península Antártica es una de las regiones que más rápidamente ha acusado el calentamiento global: desde 1950, las temperaturas anuales han subido medio grado (0,5 ° C) cada década, y los investigadores se dieron cuenta de que analizando bancos de musgo de hasta 150 años de antigüedad podían aprender mucho sobre cómo el aumento de la temperatura ha afectado a la ecología antártica.

Imagen foto_00000001
Los científicos estudian bloques de musgo sedimentado y congelado para determinar cómo ha avanzado su desarrollo. (Foto: El País)
subir Seiscientos kilómetros de musgo

En el nuevo trabajo, los investigadores ampliaron la muestra con tres localizaciones nuevas (Isla Elefante, Isla Ardley y Isla Verde), donde crecen los bancos de musgo más profundos y antiguos de la Península y que ocupan una extensión de 600 kilómetros.

El análisis reveló un aumento de la actividad biológica parejo al calentamiento global de los últimos 50 años, hallazgo que sugiere que la Península Antártica está experimentando un “cambio fundamental y generalizado”, según el estudio, que presagia que este fenómeno se acentuará en el futuro.

Si esto continúa, unido al deshielo y la merma de los glaciares, la Península Antártica será un lugar mucho más verde en el futuro“, señaló Dan Charman, investigador de la Universidad de Exeter y co director de la investigación.

El diario español El País puntualizó que de sus 14 millones de kilómetros cuadrados, sólo el 0,3 por ciento de la Antártica está cubierto de verde, pero en los últimos 50 años registra “un aumento de entre cuatro y cinco veces del ritmo de crecimiento del musgo y el incremento de las poblaciones microbianas”.