La NASA estudia la detección de tsunamis midiendo el impacto del mar en la Ionósfera

0
5
WASHINGTON.- Un nuevo estudio científico podría ayudar a la Gestión de Riegos Desastre en el mundo, específicamente a la detección de tsunamis luego de un terremoto que afecte una costa en algún lugar del mundo. Esto funciona sobre la base de mediciones en el efecto que provoca este fenómeno en la Ionósfera, una parte de la atmósfera de la Tierra.

El instrumento llamado Varion, por sus siglas en inglés para Acercamiento en Tiempo Real Variométrico de Observación de la Ionósfera, fue desarrollado por un equipo de científicos de la Universidad La Sapienza de Roma, en Italia; y el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) de la NASA.

Para lograr la detección de tsunamis, Varion utiliza la observación de diversos sistemas de posicionamiento satelital para encontrar “en tiempo real, perturbaciones en la Ionósfera de la Tierra asociadas con” estos eventos.

Según detallan los científicos, cuando un tsunami se mueve en el océano, las olas generan un cambio en el aire que pasa entre ellas, creando así movimientos en la atmósfera, que son captados por los instrumentos al alcanzar una altura entre 300 a 350 kilómetros sobre la superficie, a través de un cambio observado en la densidad de los electrones en esta capa del planeta.

Giorgio Savastano, el autor del algoritmo y estudiante doctoral en la Universidad de La Sapienza que trabaja en el JPL, señala que este instrumento es “una contribución a un sistema operacional integrado que permita detectar tsunamis de manera temprana”.

Por su parte, Attila Komjathy, parte del equipo del laboratorio de la NASA, asegura que “esperamos que sea factible utilizar estas mediciones en la Ionósfera para detectar los tsunamis antes de que impacten en zonas habitadas”, y añade que “este acercamiento entregará información adicional a los sistemas ya existentes, complementando así el resto de la información disponible”.

Además, Komjathy, sostiene que es posible utilizar la medición de esta capa de la atmósfera para “monitorear otras observaciones como las erupciones de volcanes o el acercamiento de meteoritos”.