Medida antiacoso en las micros: Mujeres sentadas y hombres de pie

0
1

Más mujeres sentadas, más mujeres seguras. Eso cree el concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez, autor del proyecto que obliga a los hombres a cederle las sillas a las mujeres en los buses del transporte público TransMilenio. Según su propuesta si las mujeres viajan sentadas y los hombres de pie se reducirán los acosos sexuales. La idea, que ha sido duramente criticada por los ciudadanos al considerarla discriminatoria y poco efectiva si lo que se quiere es disminuir la violencia sexual, ya fue aprobada en un primer debate.

Informa El País que en el sistema viajan diariamente unas 2 millones de personas y hasta ahora tienen preferencia para el uso de sillas las mujeres embarazadas, discapacitados, ancianos y niños. Ramírez, opositor al aborto y a las decisiones de la Corte Constitucional a favor de la diversidad, argumenta que “es un hecho que diariamente, al menos un millón de mujeres que van de pie en los buses, están en inminente y continúo riesgo de ser víctimas de acoso sexual o hurto”.


 

Medicina Legal practicó más de 17.000 exámenes a mujeres tras una denuncia por abuso sexual el 2016. La mayoría ocurrió en la casa de la víctima, 12.817. En el transporte público hubo 392. “Esto no soluciona los problemas de agresión. Lo que sí soluciona el tema es mejorar la calidad del servicio y la infraestructura. Lo que tenemos es que seguir trabajando en el tema de cultura ciudadana”, dice Lucía Bastidas, concejal.

Para Mar Candela, vocera del movimiento feminista artesanal, la medida es un error: “Queremos una ciudad donde las mujeres podamos estar en la calle con la tranquilidad de que nadie va a responsabilizarnos de ser víctimas sin importar nuestra ropa, la hora en que estemos en la calle, nuestra personalidad, si vamos de pie o sentadas en el transporte público o cualquier otra excusa para justificar la violencia machista“.


 

Fuente