Miles de argentinos protestaron por ley que beneficia a represores de la dictadura

0
3

Miles de argentinos se congregaron en la histórica Plaza de Mayo, en Buenos Aires, en una marcha convocada por organizaciones de derechos humanos, y agitaron miles de pañuelos blancos contra la reducción de condenas a represores de la dictadura militar argentina, tras una decisión de la Corte Suprema.

“Los delitos de lesa humanidad no son delitos comunes, no prescriben”, dijo Nora Cortiñas, integrante de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo.

 

Cortiñas agradeció que “por primera vez el Senado, por unanimidad, le respondió al pueblo” ante lo que consideró un “acto de inmoralidad cometido por los miembros de la Corte”.

 

El Senado argentino aprobó este miércoles por unanimidad un proyecto que restringe la aplicación de reducciones de condena para los delitos de lesa humanidad, después de que la Corte Suprema causara una fuerte polémica al aplicar el denominado “cómputo del 2×1” a un represor de la última dictadura.

 

Hay poco o mucho que decir sobre esta manifestación multitudinaria“, expresó a los medios tras el acto y visiblemente emocionada Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

 

Acá está el pueblo, un pueblo más sabio, más comprometido, más fuerte para resistir estos embates que nos retrotraen a un pasado siniestro y que quieren consolidarse como un presente y futuro”, señaló Estela de Carlotto, y añadió que “afortunadamente la sociedad ha reaccionado con firmeza”.

 

La medida modifica la ley 24.390, conocida como cómputo del “2×1”, que establece que si la detención preventiva de un imputado dura más de dos años, a partir de entonces cada día se computará doble a la hora de establecer la duración de su condena.

 

La semana pasada, la Corte Suprema de Justicia tomó la controvertida decisión de aplicarla en el caso del civil Luis Muiña, condenado en 2011 a 13 años de prisión por torturas y secuestros cometidos en una cárcel clandestina durante el último régimen militar.

 

La iniciativa aprobada por el Congreso establece que el cómputo no pueda aplicarse a condenados por delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra.

 

En este contexto, el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, manifestó su rechazo a la norma y la consideró un mecanismo “a favor de la impunidad”.

 

“Estoy en contra de cualquier herramienta que sea a favor de la impunidad. Más aún cuando esa herramienta se quiere aplicar para delitos de lesa humanidad”, señaló el mandatario.

 

Fuente