Netflix fue blanco de pifias en Festival de Cannes

0
1

La primera proyección en Cannes de “Okja”, una de las dos producciones de Netflix que compiten por la Palma de Oro, fue hoy un cúmulo de problemas, con abucheos contra la plataforma y problemas técnicos que obligaron a interrumpir la exhibición durante unos 10 minutos.

El incidente ocurrió durante un pase destinado a la prensa, que acudió en gran número, tanto que el festival tuvo que habilitar una segunda sala de proyección para acoger a todos los periodistas presentes.


La aparición del nombre de Netflix en la enorme pantalla del Gran Teatro de Lumière provocó una ola de pifias por parte de un grupo de periodistas, protestas que continuaron inmediatamente después al comenzar la película y mientras se veían las primera imágenes.

Unos minutos de confusión porque las protestas, que se fueron intensificando, procedían solo del anfiteatro. Y eran porque la proyección no estaba ajustada al tamaño de la pantalla y se cortaba la parte superior e inferior de la imagen, un problema que era mucho más evidente desde la parte superior de la sala.

No tardaron en surgir rumores de un posible boicoteo debido a la polémica que planea sobre esta edición de Cannes por el hecho de que dos producciones de Netflix -“Okja” y “The Meyerowitz Stories”, compitan por la Palma de Oro cuando están destinadas a las televisiones y no a las salas de cine.

La dirección del festival se apresuró entonces a enviar un comunicado en el que aseguraba que el problema era exclusivamente de carácter técnico.

“Un incidente técnico empañó el inicio de la proyección de “Okja””, que se paró “durante unos minutos”, tras lo cual la sesión se retomó normalmente, explicaron.

“Se trata de un incidente debido únicamente a los servicios técnicos del festival, que ofrece sus excusas al realizador y a sus equipos, a los productores y a los espectadores de la sesión”, afirma el breve comunicado de Cannes.