Yooka Laylee y el valor de la nostalgia

0
3

Desde hace un tiempo a hoy, el valor del pasado ha tomado cierta relevancia, en vista de la presencia de varios productos que se han comercializado y que reviven ese factor de nostalgia y que reactiva aquel pensamiento de “todo lo que estuvo antes fue mejor” o bien más interesante. En ese mismo marco, recibimos ofertas para satisfacer ese ideal del pasado como la NES Classic Edition (y que seguramente continuará con una versión parecida de la SNES) o con Yooka Layle, un divertido título que salió hace algunas semanas y que tuvimos la oportunidad de probar, el cual justamente se presenta para “los que aman lo retro”.

La obra fue desarrollada por Playtonic, una compañía que cuenta con varios empleados que pertenecieron a la desarrolladora Rareware, aquella responsable de exitazos tales como Donkey Kong Country, Battletoads, Killer Instinct, Banjoo Kazooie, entre otros. Justamente, sobre el último señalado es que Yooka Layle toma varios elementos para presentarse, puesto que durante su campaña de elaboración, se movilizó bajó la idea de ser un “sucesor espiritual” y que vendría a llenar el vacío que dejaron las producciones sobre plataformas que solo eran cubiertas con los éxitos de Super Mario en la Wii o bien con uno que otro título como Ratchet & Clank.

COMENZANDO LA AVENTURA

Yooka Layle se trata de la historia de una dupla, compuesta por Yooka, un camaleón verde con patas rojas, y Laylee, una murciélago de nariz roja, quienes deberán recuperar las páginas que han quedado distribuidas en cinco mundos, y así poder echar por tierra el plan del malévolo  Capital B y su secuaz, el pato Dr. Quack. Ambos tienen como objetivo robar todos los libros del mundo.

Lo anterior invita a una aventura en la que podremos ir aprendiendo una serie de habilidades y poder recolectar un montón de objetos, lo que nos recuerda a varios clásicos que se vieron, principalmente en la época de la Nintendo 64, los cuales eran conocidos como Collectathon.

LA NECESARIA ACTUALIZACIÓN

Pero, ¿Qué hace de especial a Yooka Laylee más allá de la remembranza al pasado? Pues, poco la verdad. Que no se confunda, los personajes tienen una gran personalidad y hacen recordar a varios duetos de consolas pasadas, pero en cuanto al género de plataformas, el aporte que tiene el título de Playtonic no queda del todo claro, ya que se siente en ciertos elementos un poco anticuado, sobre todo en el apartado técnico, puesto que es evidente por ejemplo el problema que ocurra con la cámara en algunas ocasiones, que hacen que el jugador se pierda en la aventura.

Otro detalle en el que también la aventura del lagarto y la murciélago parece tener problemas es en ciertas mecánicas, que ya han sido resueltas en juegos más actuales, por lo que para quien no haya probado algún título de este estilo en años, quizás no sienta nada de raro, pero para los que hemos pasado tiempo ya probando diversas experiencias en el área, sí se notará alguna que otra pesadez en el movimiento o bien esperar que los personajes tengan un comportamiento más avanzado.

 

Sin embargo, si se obvian estos puntos, estamos ante una experiencia que efectivamente nos pone en los años dorados de Rareware o en los plataformas de los 90, que era principalmente el motivo que tanto promocionó Playtonic a la hora de elaborar esta producción. La nostalgia y los recuerdos constantes a los clásicos de la compañía británica quedan de manifiestos en varios pasajes de Yooka-Laylee, por lo que allí claro que hay promesa cumplida.

A esto, también se suma las referencias al mundo de los videojuegos, en el que se esconden críticas constantes al cómo se hacen las cosas en la actualidad. Un factor que era común también en los juegos de la compañía detrás de Donkey Kong Country y otros hitazos de fines del siglo pasado.


En resumen, Yooka-Laylee está dirigido para los amantes del pasado. Para aquellos que nos quedamos estancados en tiempos tiernos como lo era la época del Nintendo 64, pero que evidentemente puede generar cuestionamientos, sobre todo para quienes esperaban algo que tuviera ciertas actualizaciones o estuviera a la par de producciones más recientes y que han marcado el patrón a seguir.

De todas formas, la experiencia jugable en cuando a diversión está asegurada y se puede pasar un buen rato siguiendo la aventura de esta divertida pareja, que seguramente tendrá más que decir en un futuro. Para ser el primero, marca un buen inicio, pero también elementos a corregir.

Fuente