Algoritmo desarrollado en Chile permitirá evitar exámenes invasivos al corazón

SANTIAGO.- Expertos del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Universidad de Chile anunciaron la creación un algoritmo que, a través del uso de las ley físicas de Newton, permitirán la realización de exámenes relacionados a problemas al corazón y la circulación sanguínea, sin la necesidad de intervenciones o el uso de un catéter.

Cristóbal Bertoglio, investigador del CMM, explica que el avance se relaciona a la medición de la variación de presión en distintos puntos en las arterias, un dato de particular importancia cuando se estudia obstrucciones, vinculadas a infartos cardíacos o ciertas malformaciones congénitas. "Para varias patologías en arterias, una forma de diagnosticar la gravedad es midiendo la presión en distintos puntos del fluido. No es la presión que uno se toma típicamente donde el médico, es una que se mide dentro de la sangre", explica Bertoglio.

Para esta medición actualmente se usan dos métodos: una ecografía, poco precisa y que sólo es usada como primer acercamiento, o un catéter, una técnica que aunque rutinaria, es más compleja y requiere más preparación. "Para el catéter se tiene que anestesiar al paciente, se entra a pabellón. No es una operación a tajo abierto, es un procedimiento "simple", pero que tiene costos asociados", comenta el matemático.

La solución que plantea Bertoglio y su equipo se basa en el uso de leyes físicas planteadas por Newton y que "dicen que con una fórmula puedes establecer una relación. Si conoces la velocidad del flujo, puedes calcular la presión". Por esto, el trabajo de los expertos de la Universidad de Chile vincula la matemática con datos de resonancias magnéticas, que precisamente entregan la información de la velocidad. "La idea es que a través de esta tecnología que no es invasiva, se obtiene la información, se procesa en un computador se calcula la presión", asegura.

Hasta ahora las pruebas se han hecho con aortas de plástico, a las que se les conectan una bomba que simula el flujo sanguíneo. "A eso le sacamos imágenes de velocidad con el resonador y al mismo tiempo se hizo la medición con un catéter. Verificamos que los resultados que tenemos están cerca de la medición del catéter. Si tomamos las velocidades y las procesamos con el algoritmo, obtenemos presiones similares a las que registra el catéter", asegura Bertoglio.

El método sigue en proceso de verificación experimental. Un primer resultado ya fue aceptado para publicación en una revista internacional y el grupo está trabajando hacia la aplicación del modelo con datos de pacientes.

Source Link

Read the full article...