Columna de @AldoRomuloS Nadie se atrevió a preguntarle

De las historias más apasionantes de la Plaza Roja de Moscú hay una que pasó, seguramente, inadvertida para los jugadores de la selección que visitaron el lugar. Y es que no es fácil advertir que, a pocos metros del Kremlin, la Catedral de San Basilio y el Mausoleo de Lenin hay un edificio imponente, de estilo soviético, hoy convertido en el Hotel Four Seasons, uno de los más caros y lujosos de la Rusia actual.

Fue inaugurado el año 1935 por el propio Stalin y fue el primer gran hotel de la Unión Soviética, que lo pensó como un lugar para albergar a la clase proletaria, pero que terminó destinado, obviamente, para los grandes visitantes. Las ideas bases del diseño fueron del propio Stalin, quien no quería que desentonara con la estética de la Plaza Roja, pero que fuera una construcción que demostrara el poderío del Soviet.

Read the full article...