Warmbier no era el único Los tres estadounidenses que aún están presos en Corea del Norte

SANTIAGO.- Este lunes se comunicó el fallecimiento de Otto Warmbier, un joven estadounidense que permaneció preso en Corea del Norte durante más de un año y que fue entregado a su familia la semana pasada.

Tras la llegada de Warmbier se supo que se encontraba en coma y que esto ocurrió poco después de la sentencia que lo condenó a 15 años de trabajo forzado por intentar robar un afiche propagandístico del hotel en el que se hospedaba.

Pero él no es el único estadounidense que estaba cumpliendo sentencias en alguna prisión de la península. Hasta el momento se cuentan tres hombres que han quedado bajo el régimen de Kim Jong-Un: Kim Sang-duk -conocido como Tony Kim-, Kim Hak-song y Kim Dong-chul.

Pyongyang ha sido acusada varias veces de detener a personas estadounidenses con cargos de dudosa procedencia para usarlos de ventaja diplomática cuando enfrenta momentos de tensión con Washington.

Kim Sang-duk enseñó durante un mes contabilidad en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Yanbian cuando fue detenido en el aeropuerto de Pyongyang junto a su esposa mientras trataba de salir del país.

Según la agencia oficial de noticias de Corea del Norte, se detuvo al hombre de 57 años por cometer "actos criminales hostiles con el fin de subvertir al país". Aún no se conoce su condena.

Un mes después, el ciudadano estadounidense Hak-song, quien también trabajaba en la Universidad de Ciencia y Tecnología, pero en Pyongyang, fue detenido bajo sospecha de "actos hostiles" en contra del Estado.

Nació en China pero emigró a Estados Unidos en 1990 y tras convertirse en ciudadano volvió a su país natal para estudiar agricultura. Poco después se mudó a Pyongyang. Al igual que Sang-duk, no se sabe cuántos años tendrá que quedarse bajo el poder del régimen.

Kim Dong-chul es un empresario condenado a diez años de trabajo forzado en abril de 2016 tras ser acusado de espionaje "y otras ofensas". En entrevista con CNN afirmó que fue en octubre de 2015 cuando lo arrestaron tras sostener una reunión con un ex militar de norcorea para recibir datos clasificados.

Un mes antes de su sentencia se realizó una conferencia de prensa donde se disculpó por tratar de robar secretos militares en colusión con Corea del Sur. La agencia de espías de Seúl negó la información.

Los finales felices

Hay algunos que han logrado ser liberados de las prisiones norcoreanas debido a la ayuda de importantes figuras políticas. Conocido fue el caso de las periodistas que trabajaban para la cadena de televisión Current TV detenidas por soldados norcoreanos: Euna Lee y Laura Ling.

Tras cruzar la frontera de China con Corea del Norte sin tener una visa fueron sentenciadas a doce años de trabajo forzado en junio de 2009. El 4 de agosto del mismo año, el ex Presidente de Estados Unidos Bill Clinton viajó a reunirse con Kim Jong-il -padre de Kim Jong-un que murió en 2011- para entregarle un mensaje de Barack Obama. Un día después se les otorgó un perdón a ambas mujeres y volvieron a EE.UU..

En 2015, Ling aseguró que ellas no se encontraban en territorio norcoreano sino que estaban filmando desde el lado chino cuando fueron perseguidas, golpeadas y llevadas a la fuerza por militares de Corea del Norte.

Kenneth Bae, un misionero cristiano evangélico, fue detenido en diciembre de 2012, sentenciado a 15 años de prisión por planear derrotar al Gobierno de Corea del Norte en abril de 2013 y fue liberado en noviembre de 2014, convirtiéndose así en el prisionero estadounidense que más tiempo ha servido en Corea del Norte.

Jeffrey Fowle dejó una biblia en el baño de un restaurante en la ciudad de Chongjin. Bajo el régimen, el proselitismo religioso es un crimen lo que le valió 170 días en una prisión de norcorea.

Source Link

Read the full article...